“…En esta tribuna que ahora concluimos recordamos a nuestros jóvenes que cada uno de nosotros somos los únicos responsables de nuestras propias vidas, que nuestro comportamiento está en función de nuestras decisiones y no de nuestras condiciones y que somos nosotros lo que tenemos la obligación y responsabilidad -y no nuestros, jefes, padres, abuelos o circunstancias- de hacer que las cosas sucedan: si quieres puedes …”